domingo, 1 de febrero de 2009

Viaje de vuelta. Lo último de Charly García




Viaje de vuelta.
Sus allegados coinciden en que la música funcionó como una gran fuerza catalizadora en la etapa que García emprendió –por la fuerza– en junio de 2008, cuando protagonizó un escándalo en un hotel mendocino que terminó en internación. Desde entonces, el creador de Cerca de la revolución fue retomando, poco a poco, su lucidez y sus labores como compositor, hasta embarcarse en la grabación de un nuevo disco que lo traería de regreso, quizás, después de mediados de 2009. Músicos como Fabián “Zorrito” Von Quintiero, Fernando Samalea y Carlos “Negro” García López se han convertido en habitués de “Los pájaros”, el estudio que Ortega posee dentro de su estancia de Luján. En ese mismo lugar, el cantante había registrado hace algunos años Kill Gil, un material que permanece en la clandestinidad hasta el momento por discrepancias con su compañía discográfica.
Pero hoy, la historia parece muy distinta, gracias a los ejercicios al aire libre, la comida casera y el tratamiento de desintoxicación que Charly sigue al pide de la letra. De hecho, los rumores de que recibiría el alta definitiva esta semana, no se han hecho esperar. “En realidad, la fecha concreta no la sabemos. De acuerdo al doctor Thompson, que es uno de los psiquiatras que lo tratan, el proceso ya está terminado, pero la última palabra la tiene la jueza, la doctora María Rosa Bossio. Ella determinará su situación cuando se reincorpore de sus vacaciones, seguramente”, señaló el viernes último Palito Ortega a PERFIL.
—¿Y cuáles son los planes de Charly una vez que reciba el alta médica?
—Yo creo que se quedaría un tiempo más acá. El está bien, se siente bien, pero no sé si está en sus planes inmediatos volver a su departamento de Palermo. Hace unos días estuvo hablando con su mánager, Fernando Szereszevsky sobre el tema, y Charly le pidió que arreglaran el departamento de Coronel Díaz, aunque aún no sabe si para volver o para venderlo.
—Además, en “Mi negrita”, su quinta, dijo sentirse cómodo, tiene un estudio de grabación...
—Sí, de hecho tiene ganas de empezar a ensayar, de ir preparando su regreso a los escenarios. Ya tiene grabadas seis canciones... Bah, tiene varias, pero seis que seguramente se incluirán en su próximo disco. Hace unos días vino Mercedes Sosa a grabar con él para un álbum de duetos que ella está haciendo y que saldrá a la venta en marzo próximo. Hicieron Desarma y sangra y ya le hicieron llegar el disco terminado (N. de la R.: se refiere al miércoles 28 de enero). Realmente quedó muy contento.
—De esas seis canciones que ya grabó, ¿usted participa en alguna?
—No. En realidad, cuando vienen sus músicos amigos, yo me limito a escucharlos, porque ellos son los que entienden del tema. Pero Charly siempre me pide que haga percusión, que me sume a ellos y no me queda otra que hacerlo.
—¿Y qué impresión se lleva de ese nuevo trabajo que Charly está encarando?
—La verdad es que lo que veo son las reacciones de sus colegas, y puedo adivinar en sus miradas que éste es un regreso al mejor Charly en el plano creativo. Sus grabaciones tienen mucha luz, el sonido es muy claro, nada recargado, su voz está limpia...
—¿Cómo vivió el trance de su recuperación usted, que en algún momento estuvo distanciado de él, pero luego decidió darle una mano en un momento difícil?
—Yo creo que la vida está hecha de encuentros y de desencuentros, pero cuando uno le pone el hombro a un amigo, es para que el otro se reponga. Siempre le digo que no quiero que me dé las gracias, porque la mayor satisfacción la voy a vivir cuando esté sentado en la platea disfrutando de su regreso. Como decía mi padre: “El verdadero bien es el que uno se hace sin saberlo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada