domingo, 3 de noviembre de 2019

Seru Giran remasteriza La Grasa De Las Capitales

La edición especial en vinilo de LA GRASA DE LAS CAPITALES, estará disponible en diciembre editada por Zarpa y 300 Producciones. Con audio reconstruido por Pedro Aznar y el ingeniero Ariel Lavigna a partir de cintas de época cuenta con la producción de reedición de Gustavo Gauvry y la coordinación del INAMU (Instituto Nacional de la Música). Gustavo Gauvry aclaró que no hay bonus tracks y que se re masterizará también el primer disco de Seru.



Con motivo de este trabajo Aznar, García y Lebón se juntaron a escuchar el material y registraron un video. Recordamos que Oscar Moro, el fundamental baterista de la banda falleció en el 2006.
Aquí el dialogo completo casi como una master class de como recuperar y reeditar responsablemente viejas glorias del vinilo:

Pedro: Hola a todos. Estamos en el  estudio vamos a hacer una escucha de la re masterización que estamos haciendo de la Grasa de las capitales celebrando los 40 años del lanzamiento en 1979 así que los muchachos vinieron gentilmente a escuchar y a dar su visto bueno.
David: Vinimos, Vinimos.
P: Vinieron que no es poco.
Charly: vinimos por el vinilo.
D: Muy bien el vinilo llamó. Perdón, quiero contar también que el trabajo que se tomó Pedro, nos enteramos un poquitito después aunque no lo creas, pero yo personalmente me quedo re tranquilo porque yo lo conozco a este muchacho. Y en ese momento tipo tres de la mañana yo me imaginé “estará enroscado en los botones” así que yo te agradezco personalmente que lo hagas vos este laburo porque no confiaría en otra persona.
P: Bueno muchas gracias, venga un abracito (se abrazan)
D: (A Charly) ¿y vos que pensás negro de todo esto? ¿Que viva Seru Giran?
Ch: ¡Que viva mas bien! Es que nunca murió…
D: Es verdad, nunca nos separamos.
Ch: ¡Nació muerto!
[Risas]
P: ¿Bueno escuchamos muchachos? Primero el CD de “La grasa de las capitales” que se lanzó para los años 2000 a 2010 creo, es una copia del máster. Transfirieron la cinta original de una manera un poco desatinada, tiene un montón de errores y de problemas. Bueno van a notar un poquito de eso, después vamos a escuchar el vinilo, después con el ingeniero Ariel Lavigna, que más tarde se va a incorporar a la charla, decidimos usar el vinilo como referencia. Porque el vinilo original fue hecho  en 1979 y el ingeniero de grabación, que fue Amilcar Gilabert, fue responsable no solamente de la grabación y la mezcla del disco sino, además, de asegurarse que lo que se llama el corte del acetato, o sea la madre con los que después se duplican los vinilos, que eso estuviera realmente bien hecho así que el vinilo es una buena referencia.
Ch: Perdón, ¿Viste el master, que antes no se podía ir a  la sala?, bueno, me dejaron pasar, y tire lo que me dieron, estaba fumando un faso y lo tiré y ¡explotó todo!
P: ¿Estabas con el cigarrillo? Eso es material medio inflamable.
Ch: ¡¿Medio inflamable?! ¿Sabes qué?
D: ¡Se prendió fuego todo!
[Risas]
P: Bueno, y por último vamos a escuchar la versión de la remasterización que hicimos a partir de las cintas que recuperó el INAMU que gentilmente nos contactaron, estuvieron súper gentiles.
Ch: ¿INAMU?
D: Fuimos juntos ese día, tu y yo.
P: y a partir de las cintas “casi” originales, porque en realidad, estas cintas que el INAMU recuperó son cintas que son copias de seguridad, siempre se hacía una copia, un backup, una copia de seguridad de las cintas masters originales. Las cintas masters lamentablemente se han perdido pero las copias de seguridad son muy buenas estaban en muy buena calidad así que realmente nos quedamos muy satisfechos con eso, porque estaban muy bien. Lo que hicimos fue transferir esas cintas a un sistema digital en súper alta resolución y empezar a trabajar sobre eso y, como decía, usamos el vinilo original como referencia para primero empatar el sonido a como sonaba el vinilo y después tratar de superarlo con herramientas más modernas, así que vamos a escuchar primero el CD, que es lo que a mi menos gusta, después el vinilo original y después la remasterización.
D: Y después le mandamos el manual de todo lo que dijo él (Pedro).
P: Es así de mimoso siempre. Bueno a ver qué os parece.
D: ¡Pues coño ponlo!
P: Esto es el vinilo, escuchen, noten que hay una caída en la afinación al principio, como que la cinta fue transferida y alguien se tropezó con el carrete y lo frenó o algo. La fritura lleva un sintetizador, esto es el CD, la afinación está mas alta, la cinta para el CD las copiaron a velocidad mas baja, gran error en la transferencia al CD.
Ch: ¡No se inunda mas! ¿No tenés casette? (y hace que llora de la emoción escuchando el remaster)
D: Infernal
P: Apareció de nuevo la música.
D: ¿Pero cómo hacíamos para hacer todo junto y ninguno se atrasaba?
P: Ensayábamos, ensayábamos.
Ch: Ensayábamos y mucho.
D: Y el decía que “no cómo hacemos un grupo yo no sé todo”, ¡y tocaba este pibe!
Ch: Na, él dijo “somos un grupo en el momento indicadísimo”.
P: Vamos a incorporar a la Charla al ingeniero Ariel Lavigna corresponsable de la remasterización.
D: Besito al abuelo.
P: Contá vos también un cacho lo estamos haciendo, el proceso de restauración.
A: Bueno sobre todo todo el proceso tuvo que ver con respetar la esencia de la música original, por supuesto acá el maestro…
Ch: Algo imposible.
A: ¿Imposible?
Risas
A: A mí lo que mas me llama la atención de todo esto es que la mayoría de la gente no escuchó como escucharon ustedes la grabación.
Ch: estábamos tocando no teníamos tiempo.
[Risas]
D: ¡Gracias por traerme señor! ¡Te amo!
Ch: No, si estas, llegaste en el momento justo, Seru Giran fue una bomba atómica.
D: Por favor García.
Ch: ¿Si?
D: Deje hablar al profesor.
A: La verdad es una bomba atómica. Cuando empezamos con Pedro y me dijo de empezar a trabajar sobre esto me emocionó mucho empezar a escuchar las cintas y escucharlos realmente como no los había escuchado yo nunca.
D: Acabás de dejarme a mí y dejaste a mi disco tirado para hacer esto. Está bien no pasa nada.
P: No seas celoso.
[Risas]
A: Y bueno desde el lado técnico también es un desafío muy lindo, muy interesante.
Ch: Esta bien eso, "es".
A: Siempre es.
P: Bueno vamos con otro cacho, vamos a escuchar un poquito de Perro Andaluz, de nuevo en la misma ruta CD lanzado en los 2000, en vinilo y remaster 2019. Está mal copiada la cinta. El vinilo que esta mas noble el sonido. Y la remasterización.
Ch: ¡La voz!
D: ¡Que bueno que sonábamos!
P: Cero ruido, cero soplido, nada, es mas dulce. Lo levante, estaba caído.
Ch: ¡Led Zepelin!
P: ¿Te gustó?
Ch: ¿A mí? ¡Me re gustó!
P: Tengo otra.
Ch: Podríamos poner atrás como ponían los Beatles, explicar, peperina por ejemplo.
P: “Este disco ha sido hecho en estados alterados”.
Ch: Alterados, la niña que ven...
P: “Se recomienda precauciones en su escucha”.
Bueno tenemos la última para escuchar, todavía con Ariel seguimos trabajando, es un trabajo…
D: Duro.
P: Durísimo. Porque implica, como hablábamos antes, también restauración de la cinta, las cintas con el paso del tiempo tienen alguna cierta degradación se va perdiendo un poquito el óxido que tiene el sonido entonces hay bachecitos que los estamos restaurando a mano uno por uno. Montones de ruiditos, cosas, distorsiones.
Ch: Pero había antes distorsiones y ruiditos.
P: Algunos deseables y otros que no.
D: O laburamos como laburamos grabando juntos, yo lo conozco el quía. Hasta que no saque el ultimo, ¡para el viento!, o sea el mono (mira al cielo) para que estamos grabando, 5 minutos…
P: Bueno está es la “Canción de Hollywood”. 
D: ¡Que linda!
P: Tema que nos dio hasta ahora el máximo trabajo por cómo estaba hecha la mezcla. Buscando que la mezcla fuera excitante hubo cosas que estaban un poco exageradas, entonces tratando de respetar, como decía Ariel, la esencia de la música y la esencia del audio de aquel momento, que en el audio no está, no intentamos ir a un audio moderno torpemente, sino que conservamos el espíritu de los 70 pero mejorado.
D: Perfecto
P: En esta canción había algunas cosas que estaban un poco exageradas de más, valga la redundancia, tratamos eso de equipararlo un poquito y había un excesivo uso en aquella época que se usaba, ¿se acuerdan un "Oral exited"? que era un aparato que sintetizaba armónicos le agregaba brillo a las voces.
Ch: Si, yo lo puse.
P: Y bueno estaba usado en los platillos en la batería…
D: En todos lados querido, aparato nuevo, estaba en todos lados.
P: Y terminaba sonando todo. Después al sumar todas esas fuentes sonoras que tenían eso puesto, el audio se ponía vidrioso y la canción era la que tenía mayor problema como sonido vidrioso.
Ch: Es que estaba viendo a Hollywood desde una casa de una cheta y le dije "correte", y “es el fin…”
P: ¿Lo escribiste en la casa de una Chetoslovaka?, mira vos.
Ch: No, Chetoslovaca, no.
D: Era una vaca.
P: Bueno ahí vamos nuevamente, hacemos la misma ruta, la ruta del tentempié.
Ch: Es una canción patriótica…
P: Esto es el CD la voz esta como muy comprimida las eses están todas sopladas y todo vidrioso, y eso que suena comprimido es porque cuando transfirieron originalmente al CD las cintas no decodificaron el Dolby que era un sistema de supresión de ruido.
Ch: Estaba Billy Bond volviéndolo loco al ingeniero.
P: Lo que hacía era comprimir el audio por bandas, por bandas de sonido, los graves, los medio-graves, los medios y los agudos. Y después lo que se hacía para bajar el soplido de la cinta se decodificaba eso al reproducirla y se hacía una expansión, se hacia los inverso. Se expandía el sonido entonces el soplido quedaba escondido. Cuando transfirieron al CD, no se dieron cuenta, o no repararon en que lo que tenían que hacer era decodificar el sistema de supresión de ruido Dolby. Entonces copiaron la cinta tal cual era, sin decodificarla entonces suena todo sin armónicos, sin vida.
D: Aparte en esa época no hablaban así los tipos como está el quía contándonos.
P: ¿Ven? Está como abajo de una frazada y el sonido se apaga por momentos por esa compresión del Dolby, suena rota. En el vinilo no está ese problema de la compresión porque el Dolby si lo decodificaron cuando se cortó el vinilo, pero igual las “ese”s siguen siendo vidriosas, pero esta mas "sinte".
Ch: ¡Que temazo! Y así termina...
D: Muy bien, muy bien, te apreto la mano fuerte hdp! (A Ariel)
P: Esperamos que les haya gustado.
D: ¿Ya está?
P: Seguiremos laburando con Ariel y dentro de un mes aproximadamente ya va a estar listo.
D: ¿Lo podemos escuchar los tres juntos como un master?
P: Hasta ahora hicimos eso. ¡Que vicioso!
D: Porfis, es que yo no me drogo, entonces tengo que escucharlo bien. Cualquier cosa de excusa me viene bien.
Ch: Pone los fideos…
P: Creo que es hora de cortar, ¡adiós!


Hernán para cinema Verit'e

jueves, 24 de octubre de 2019

Charly Garcia celebró los 68 con su pareja, hijo y amigos. Me siento pendejo y juguetón, dijo.


Como cada año Charly García celebró su cumpleaños con un recital solo para los íntimos. El músico tocó para unos pocos en Calima Eventos de Puerto Madero a la espera de las cero horas para que efectivamente llegue el día del aniversario de su nacimiento.


Para la ocasión lo vistió Nicolás Cuño de Key Biscayne, amigo y responsable de asesorar la imagen del músico hace años, y en un video que publicó en sus redes, el asesor le consultó al músico cómo se sentía con la llegada de sus 68 años, a lo que Charly le respondió: “Me siento pendejo y juguetón, y recopilando cosas”.
El martes por la noche al salir de su histórico departamento en Coronel Díaz lo esperaban los fans y la prensa. La llegada del artista fue acorde a una estrella de rock, arribó al salón en una limusina totalmente grafiteada por el artista Alfredo Segatori con su estilo y sello de Say No More en la luneta trasera. Con ese estallido en colores fluo sin formas llegó al encuentro de algunos de sus grandes amigos de la vida, como Pedro Aznar, Juanse, el Zorrito Von Quintiero y Palito Ortega. Todo esto mientras la patria futbolera  seguía la semifinal de la Copa Libertadores entre River y Boca, que los 32 invitados mas sus acompañantes no tuvieron inconvenientes en ignorar.
El homenajeado, vestido de negro y con una cruz pesada pendiendo de su cuello, apenas llegó se unió a los músicos de su banda, Rosario Ortega, el baterista Toño Silva, el guitarrista Kiuge Hayashida y el Zorrito Von Quintiero en teclados para regalar su música. El arranque fue con “De mi” y enseguida unos temas de Random y sonó “Yendo de la cama al living”, “Puedes ser un gran campeón...", canta García, alzando su puño izquierdo. “...Jugar en la Selección...”, continúa, mientras en la pantalla gigante, ubicada a sus espaldas, Diego Maradona repite una vez más su memorable gol a los ingleses, en México 86. El show se dividió en dos tramos, el primero fue breve pero el segundo duró casi hasta el fin de fiesta.
Clásicos de Seru Giran como “Peperina” y “No llores por mí Argentina” (con Pedro Aznar en bajo), fueron de los mas celebrados por los presentes. Los invitados aportaron fragmentos del recital en sus cuentas de Instagram, entre ellos Leo Sbaraglia, Leticia Brédice y Graciela Borges y el organizador del Cosquín Rock, José Palazzo.

Set List Cumple 68 en Calima


01-De mí
02-la máquina de ser feliz
03-La rivalidad
04-Yendo de la cama al living
05-Asesiname
06-Cerca de la revolución
07-Total interferencia

-Intermedio-

08-Satisfaction (con Juanse)
09-La sal no sala
10-No llores por mí Argentina (Con Pedro Aznar)
11-Perro Andaluz (Con Pedro Aznar)
12-Peperina (Con Pedro Aznar y Juanse)
13-Popotitos (con Leticia Bredicce)
14-Brown Sugar
15-Seminare
16-No se va a llamar mi amor
17-Fanky
18-Pecado Mortal

viernes, 20 de septiembre de 2019

Charly García y Caetano Veloso juntos.


El cruce de los grandes de la música latinoamericana se dio en el living de la casa del exjugador de la Selección Nacional Juan Pablo Sorín.


18/09/2019-Charly y Sorín se conocen desde hace un tiempo ya que Juampi  y su mujer son fanáticos del músico y este verano pasado compartieron vacaciones en Punta del Este y cada vez que Charly toca él va a verlo a sus recitales. Esta semana volvieron a mostrar la buena relación que mantienen con una cena a la cual sumaron a Caetano Veloso  (también amigo del ex futbolista), a los tres hijos de este, y a Wos y Louta, dos jóvenes artistas de la música urbana argentina. “Habíamos compartido con Sorín un partido de River contra Nacional y quedamos con buena onda. Un día antes nos mandó un mensaje con la invitación”, reveló Charly.
Cuando Sorín supo que Caetano haría un show en Buenos Aires comenzó a organizar el encuentro en su casa. Además de los mencionados estuvieron presentes Sol Cáceres, esposa de Sorín, el futbolista Fabricio Coloccini, Emmanuel Horvilleur, Mercedes Iñigo, pareja de Charly y Guido Ader, el fotógrafo. Por supuesto la música fue el tema principal del que se charlo pero también hubo espacio para historias de fútbol y temas relacionados con la política entre ellos la situación de Lula en Brasil.
“Somos así. Armamos encuentros locos. Música, fuego y pasión”, dijo Sorín visiblemente feliz por la posibilidad de reunir a los músicos en su casa mientras que su mujer comentó que “fue algo único”. La noche continuó avanzando al igual que la comida y la bebida. Una vez finalizada la cena, Charly García dio un pequeño show con su teclado donde interpretó “Total interferencia” y cantaron a dúo con Caetano un tema que popularizó su coterránea Rita Lee en los 70’s, “Bat macumba”. En un momento Betta, hija de la pareja anfitriona, propuso “Yellow Submarine” de The Beatles desatándose un gran coro que se armó con la canción. De la banda de Liverpool siguieron con “Help!” y “Rain”. Una vez finalizado el encuentro, Caetano Veloso agradeció al ex futbolista y a su familia por haberlos recibido a él y a sus hijos Moreno, Zeca y Tom en su hogar. “Linda noche pasamos en Buenos Aires con gente que queremos tanto”, escribió en sus redes sociales el artista. Y por su parte Charly hizo lo mismo al destacar que “Fue un encuentro hermoso”, y agradeció a Sorín por generarlo.


Hernán para Cinema Verité

viernes, 9 de agosto de 2019

Charly García en el Luna. El pacto implícito entre el público y el artista se renueva


Charly García volvió a presentarse este miércoles en el Luna Park después de siete años. Fue una hora y media de show compacto, casi sin interrupciones y con viejos compañeros como invitados: Nito Mestre (abrió el show con “Instituciones”) y Pedro Aznar.  Pero... ¿Qué es lo que vemos cuando vemos a Charly?
Desde el show que dio en la Basílica de Luján a modo de regreso luego de su internación, hace ya 10 años, las presentaciones de Charly García trabajan sobre el mismo resorte: hay que aprender a decodificar la disonancia entre lo que vemos y lo que sentimos.
En tiempos de hipercinismo y escasa compasión parece una tarea difícil pero García (de 67 años vividos como todos ya sabemos) y su repertorio lo hacen posible.
Pasados los tres o cuatro primeros temas del show que empezó exactamente a las 21 horas hay una idea más o menos concreta de lo que venimos a ver. Pueden variar los grados de fanatismo, pero la realidad es que los seis mil espectadores del Luna Park tenemos en claro que en los recitales de Charly hay un pacto implícito entre el público y el artista.
La idea es más o menos así: hay que hacer algunas concesiones pero la recompensa viene en forma de canciones maravillosas.
Por ejemplo: un asistente le cuelga la guitarra con un cuidado extremo a Charly (que pasa todo el show sentado en un sillón, práctica habitual desde su operación en la cadera, en 2015). Es una escena que quizás no desearíamos ver, pareciera que ese cuerpo es demasiado frágil, que es mucho el esfuerzo que hace para presentarse en público.
Y sin embargo, ese mismo señor y esa misma guitarra arrancan con los acordes de "Cerca de la Revolución" y pone las cosas en su lugar. Hay un García que se las arregla bastante bien para tocar durante 90 minutos y, según dijo su manager José Palazzo, cada tanto llama para que le arreglen un concierto (viene de tocar ante 12 mil personas en Santiago de Chile).
Nadie vino esta noche al Luna Park para interpretar el concepto de “La Torre de Tesla” ni para medir la calidad técnica de la interpretación. El de esta noche es un show que apela directamente a lo emotivo: cada canción es una novia, un amigo, un momento, un tiempo de soledad. “Cuando estés mal, cuando estés sola. Cuando ya estés cansada de llorar. No te olvides de mi, porque sé que te puedo estimular”, canta Charly con la ayuda de Rosario Ortega. 
El show fluye, sobre el fondo del escenario la banda estable de García (tres músicos chilenos que se ocupan de bajo, batería y guitarra) parece diseñada para tocar y acompañarlo hasta el infinito.
Hace algunos jueguitos con el piano que le responde el Zorrito Von Quintiero, desde el otro extremo del escenario. Reparte elogios para sus invitados Nito Mestre (que reaparece para “El Día que apagaron la luz”) y Pedro Aznar ("No llores por mí Argentina") y habla únicamente con Rosario Ortega, que se le acerca a cada rato.
En esos intercambios, a partir de los 45 minutos del show, uno adivina un Charly que se quiere ir y a la hija de Palito reordenando la lista de temas. Son pocos segundos, pero suficientes como para enfriar al estadio, como cuando interviene el VAR en un partido de fútbol. Otra parte del pacto es entender que esto puede terminarse en cualquier momento.
No habría manera de conformar a todos con la lista de canciones en un show de 90 minutos, más cuando suenan varios de su último disco.
Al final, ya con las luces prendidas y quizás con García volviendo a su casa, la gente canta a capela “Inconsciente colectivo” y “Seminare”. Piden una más, pero no les dan. Igual no hay reproches ni reclamos: cada uno cumplió con la parte que le tocaba cumplir.

Por Diego Geddes

Lista de temas y resumen Charly, Luna Park, 07-08-2019

Comienzo 21 hs.

01- Instituciones (con Nito Mestre ).
02- De mí.
03- La máquina de ser feliz.
04- Rivalidad.
05- Yendo de la cama al living ( Imágenes del gol de Maradona a los ingleses en el 86 ).
06- In the city.
07- Cerca de la revolución.
08- King Kong.
09- Lluvia.
10- Parte de la religión.
11- Otro.
12- Canción de 2 x 3 ("Mirá, están todos en ácido" dijo y amagó con irse).
13- El aguante. (Amagó para irse otra vez , "No hay más presupuesto" dijo y le corrieron el telón parcialmente)
14- Rezo por vos.
15- Demoliendo.
16- Pecado mortal ( Con un "Chau",el telón es corrido rápidente y abierto nuevamente en un par de minutos).
17- No llores por mí, Argentina (con Pedro Aznar) ( Presentado por Charly  así: "No es un invitado porque siempre estuvo acá").
18- El día que apagaron (Con Nito Mestre).
19- Im not in love.
20- Asesíname (Charly se confundió y empieza a cantar el día, el telepromter va para atrás pero al tema lo empieza a cantar Rosario y retoma su curso).
21- Ojos de videotape.
22- Total interferencia ( ¿Van a correr el telón de nuevo? dice sobre el final y es el segundo tema que termina con el telón corrido rápidente y se escucha en off a Charly despidiendose, "Muchas gracias, viva la música. Gracias chicos, chicas").

22:30 hs. Fin

viernes, 14 de junio de 2019

Charly volvió y confirmó su lazo con el público Chileno.

Charly García en Chile: emotivo y rebelde presentó sus grandes éxitos

La última vez que García había hecho un concierto oficial fuera de Argentina fue hace más de 6 años en Venezuela y antes en Chile pero en una opción más íntima lejos de los estadios y grandes teatros. Para poder comparar, como si tal cosa fuese necesaria, debemos remontarnos al mismo lugar de ayer pero el 24 de mayo del 2012 con buenas críticas pero una cantidad de público que no superó las 7000 almas.


Su importancia en el escenario Sudamericano es indudable. Una hora y media de concierto confirmaron que su música es atemporal.
Esta vez con un lleno completo expectación es lo que se vivía al interior del Movistar Arena a eso de las 21.30 horas cuando se prendió fuego al escenario con la llegada de Charly. Una Torre de Tesla imponente y sus legendarios músicos, acompañaban una noche memorable.
Sentado en un sillón de cuero rodeado de teclados, comenzaba un show marcado por la intimidad que el cantante siempre ha tenido con sus fanáticos chilenos. Han sido más de tres décadas de éxitos cultivados en la esencia latinoamericana, por lo que provocó el grito desaforado de muchos de ellos.
La cita tuvo de todo y eso es lo que provoca el intrínseco estilo de Charly. Comenzamos con canciones como de “De mí”, “La Máquina” y “Rivalidad”, cuando le dijo a su público “ahora se vienen canciones más picas”, y dio paso a la euforia con Yendo de la cama al living y  Rezo por vos.
Sin embargo, hubo momentos que dieron la nota alta a la puesta en escena. Con el tema “Cuchillos” se recordó a la fallecida Mercedes Sosa, donde las grandes pantallas proyectaron la íntima amistad de ambos. Por otro lado, también se recordaron escenas del director Stanley Kubrik y artistas de talla mundial como David Bowie.
Incluso el artista dio espacio para la ironía. Luego de tocar “Parte de la religión”, gritó al Movistar Arena “Habemus Papa”, lo que marcó una de las pocas frases que le dedicó a sus fanáticos.
García se hizo acompañar en el escenario por la voz de Rosario Ortega, hija de Pablito Ortega, quien lo apoya en los arreglos y complementa la rasposa voz que ha ido cultivando con el pasar de los años.
Su barrido por clásicos que debían condensar una vasta carrera,  también estuvo cargado de sorpresas. Hubo dos falsas alarmas que daban por terminado el show pero luego el astro del rock se volvía a hacer presente.
Finalmente con 21 clásicos en los que destacaron “Demoliendo hoteles” y “Nos siguen pegando abajo (Pecado Mortal)”, se despidió Charly García de su eufórico público chileno, quienes gritando “Charly no se va” esperaron por algunos minutos que volviera a aparecer. El show se había dado por terminado a eso de las 23.00 horas.
Excentricidad, emotividad y mucho rock demostraron que Charly García es eterno. La transversalidad de su música traspasa generaciones y épocas, logrando la complicidad inicial de un alocado y joven Charly, con la experiencia de un artista que no se detiene en el tiempo.

Por Catalina Maldonado
Foto: Carlos Müller C.

Lista de Temas:
01-De mí
02-La máquina de ser feliz
03-Rivalidad
04-Yendo de la cama al living
05-In the City That Never Sleeps
06-Cerca de la revolución
07-King Kong
08-Lluvia
09-Parte de la religión
10-No llores por mí, Argentina
11-Cuchillos
12-Canción de dos por tres
13-El aguante
14-Rezo por vos

Intervalo

15-Demoliendo hoteles
16-Nos siguen pegando abajo
17-El día que apagaron la luz
18-I'm Not in Love
19-Asesíname
20-Ojos de videotape
21-Total interferencia

Entrevista exclusiva a Charly García: "No sé hacer otra cosa que hacer discos"


Charly García dialogó con Radio Concierto y además de hablar de la presentación de "La Torre de Tesla" en Santiago de Chile y del público del país, charló sobre su postergada película y la figura de Nikola Tesla. Además anuncio que grabará un nuevo disco sucesor de "Random" (2017) pese a su disconformidad con la discográfica.



-Charly un gusto conversar contigo a horas de la Torre de tesla ¿Vas a hacer muchos cambios con el show que hiciste en Argentina? Esta es la primera vez que sale la torre de Argentina.
-Si, tengo ganas, además ayer tocamos ¡y suena todo! Uno se pone en artista, pero a veces se la cree porque existe eso, somos “los teslas”.

-¿Algo para decir al público Chileno? ¿Gana la copa América Argentina?
-Siempre me trataron muy bien acá. Mira, yo de futbol Maradona y alguno que otro que haya por ahí, y soy de River y soy futbolero pero no mucho.

-¿Te sorprendió que la Torre de Tesla en Chile agotara tan rápido las entradas?, se agotó más rápido que Hall and Oates en Santiago de Chile.
-¡Oates, dedícate a otra cosa! Los vi en Buenos Aires, es una música “ni”, ni buena ni mala. Pero lo máximo que vi con pelucas fue a los Bee Gees, fueron a Buenos aires, ¡tenían todos unas pelucas, jaja! bueno…

-Hablando de música, ¿viste las películas de Queen de Freddie Mercury o de Elton John, “Rocketman”, no?
-No, mirá cuando salió Elton John a mí me voló la cabeza, dije “que cosa más hermosa”, y yo no tocaba el piano, va, tocaba música clásica y cuando entre en ese rollo de hablar con músicos, que los músicos quieran hablar conmigo esta bárbaro.

-¿Preferís el estilo de Freddie Mercury como toca el piano o el de Elton John? ¿Te gustaba Queen?
-Sí, menos los dientes de Freddie Mercury. No me gustaba antes. Y después me gustó. Brian May me agarró después de un concierto, y empezamos a hablar. El tipo es astrofísico y me dio una clase de guitarra ahí, buenísimo, re buena onda.

¿Cuál fue el origen de ponerle “La torre de Tesla” a este espectáculo?
-Mi papá era científico y había “librotes” de Tesla y yo no lo podía creer. O sea, porque hacia algo parecido a lo de mi papá, el hacía mesas de formica. Entonces me quedó lo de Tesla, ese nombre difícil de pronunciar y me gustó algo que tenía que ver con algo que decía mi papá de la meritocracia, “ser o no ser”; “cuanto mejor sos, mejor te va”.

-¿Entonces Tesla te gustó porque era un genio, porque era un innovador, porque hablaba de un futuro que no existía cuando tú eras niño?
-Si, a mí me pegó como le pega a todo el mundo, como alguien que es un genio de las matemáticas, de esto y de lo otro. En el libro que yo leí para informarme bien, te cuenta que el tipo hizo una torre de 30 metros para comunicarse con los marcianos y eso no es común.

-Y para transmitir electricidad…
-Sí, pero el elimino el cable, ¡y apagó Chicago! Me parece que toda la gente que tiene una capacidad diferente, para bien o para mal, se puede encontrar con gente parecida a ellos y no hace falta hacer una torre de 30 metros, ya con que lo tengas en el corazón.

-Nikola Tesla era un incomprendido también, en su momento no fue muy exitoso.
-El tipo invento todo, la bombita eléctrica, bueno, después a Tesla se lo tomó como un sinónimo de la utopía. O sea, su utopía son cosas que hoy están por todos lados, y hay gente como Edison que lo cagó, le sacó la patente. Lo que más me influyó, de haber leído, es su flash con la utopía, porque un tipo que pone la mano acá y llega hasta allá y todo; es una cosa utópica. Yo soy compañero del colegio de la utopía, “eso no se puede, esto sí” dios mío… Tesla no sacó ningún beneficio con eso, él lo hacía por el arte, y bueno, eso, me parece un homenaje a la utopía.

-¿Viste esa película donde David Bowie hizo de Tesla,”The prestige”?
-No, no la vi.

-Bueno hay una conexión ahí, los músicos generalmente tienen una admiración por Nikola Tesla, por lo que anticipó.
-Bueno eso es muy fuerte, pero no solamente músicos, ya la torre esa era como que se burlaba de todos los demás. Desde una posición, no te voy a decir rígida, pero él sabía lo que estaba haciendo. A mí la ciencia me gusta y los tipos que se juegan por la ciencia también, son cosas re locas.

-Tesla inventó Spotify si uno quiere.
-No sé lo que es Spotify. ¿Debe ser algo así no?

-Es escuchar música en las computadoras sin cables eternamente por siempre.
-Y bueno, si te gusta, así.

-¿Tesla habría sido capaz de meter un alma en el Mellotrón?
 -¡Y sí! El usaba la técnica del Mellotrón, vos sabes como es. Yo creo que para él es un chiste hacer eso, si pudo hacer todo lo que quiso hacer. Yo lo veo a Tesla con el pibe este, Jack White, fabricando juguetes. Tesla terminó en un hotel dando de comer a las palomas.

-¿Te gusta la tecnología? Porque en Random usaste iPads para crear sonidos ¿qué te gusta de los iPads, qué te pueden maravillizar del sonido de un disco por ejemplo?
-A Joe Blaney, que es el que me graba a mí siempre, lo llamó y le digo “tengo un iPad en casa y quiero hacerlo que suene mas alto” y me dice “ponelo en un ascensor” jeje.

-Hay mucho cine en tu música, ¿en qué formatos sigues viendo películas?
-Puede ser que vaya y la compre en un negocio. Me acordé de Brigitte Bardot, fue la primera que fue a Buzios, era la más linda de la época. ¡Brigitte jaja!

-¿De qué trata esa película que estás haciendo, de que va?
-Say No More, The Movie. Va de todo lo que me pasa en la cabeza, acá y en diferentes lugares. Y de comunicarme con el que se pueda o quiera comunicar y darle el versito este que “loco se podía poner el enchufe” o lo que sea, de hecho estamos en la era del celular. La película que tengo dando vueltas es para que gente que tiene esas inquietudes se dé cuenta que se puede llevar adelante. Más que nada quiero transmitir lo que tengo acá adentro y hacer una película con eso.

-¿Pero no es una biografía, es ficción?
-¿Bueno, se puede llamar ficción a un concierto en el Colon? Ojo, eso me dijeron los del Colon. A mí me gustaría que eso del Colon le sirva a la gente para darse cuenta de que se puede. Me inspiré también en Ed Wood. Te diría que es un homenaje a mi papá.

-Blanco y negro, Tim Burton…
-Tiene blanco y negro y una parte tiene en color, lo que hice también fue cortar pedazos de otras películas y armarlos tipo collage. Yo dibujo bastante bien, ¿viste la tapa de Random?, ¡esta buenísima! ¡Picasso!

-¿Y Kubrick?
-Kubrick fue el primero que me flasheó, cuando fui a ver “2001” yo era chiquito y realmente me dejo algo en el corazón, porque es muy Kubrick y es como lo que estábamos hablando ahora. Entonces podemos decir que esta película está hecha para soñadores, hecha con gente buena y para gente buena. Yo no sé cómo poder transcribir mejor la película, porque además ya me han dado tantos puntos de vista que bueno, espero que mi película le guste a alguien.

-¿Charly después del disco Random vas a grabar un nuevo disco?
-Y si, no se hacer otra cosa que hacer discos.

-¿Y te dan ganas de regrabar a lo mejor algunas canciones de Kill Gil? Algo dijo uno de tus músicos.
-Eso sería buenísimo pero a los imbéciles de la grabadora no les entra, no les entra que yo pueda hacer algo para empezar. Te van a enfrentar diciéndote que Juanito hizo película, etc...

Por Sergio Cancino
Editado por Hernán para Cinema Verité

lunes, 27 de mayo de 2019

Todo sobre el próximo disco de Roberto Pettinato junto a Charly García.



A principios de este año, el ex Sumo Roberto Petinatto gestó la idea que grabar un disco homenaje a Charly García. Nuevas versiones de temas no tan populares del genio interpretadas por cuatro músicos: Roberto (saxo), Andrés Marino (piano y teclado), Omar Menéndez (batería) y Hernán Cassiba (contrabajo) que, juntos,  desde hace unos años tocan jazz instrumental.
En cuanto Petinatto se lo comunicó a García, se copó enseguida. “El eligió los temas, tuvo en cuenta que iban a ser tocados en formato instrumental. Luego, me encargué de hacer la transcripción de las partituras y hacer los arreglos: lo íbamos viendo con Roberto en los ensayos y probando las canciones”, contó  Andrés al diario Los Andes. Durante meses se ensayaron las canciones elegidas y el saxofonista se las compartía a un entusiasmado Charly vía whatsapp.
El lunes pasado, ocurrió un momento único, el homenajeado se presentó en el estudio de grabación, Roberto lo había invitado pero no se sabía si concurriría. Antes que llegara se grabaron todas las canciones. “Terminamos tipo seis de la tarde y él cayó a las siete, se fue directo al piano y nos pusimos a grabar sobre lo que habíamos hecho” detalló Andrés.
Estuvo cerca de tres horas en el estudio, pasando por el piano, teclado, guitarra y sintetizadores. En el medio de las grabaciones zaparon canciones de los Beatles, Rolling Stones, lo que surgiese. Alrededor de las 23 Charly se fue y el disco quedó  grabado en una suerte de sesión en vivo, que se editará posteriormente.

El disco
Con el posible nombre de “Pettinato plays García” y con una premisa instrumental, algunos de los temas elegidos, y a definir cuales quedaran, fueron: “Vos también estabas verde”, “Total Interferencia”, “20 Trajes Verdes”, “Película Sordomuda”, “Say no More”, “Transatlántico Art Deco”, “Tango en segunda”, “In the city”, “Happy and real” y la inédita “Iglesia”. Sobre esta última canción trascendió que Charly la grabó de manera casera en su iPad. “Es una canción que tenía guardada y nunca editó. Nosotros hicimos una versión instrumental, se llama ‘Iglesia’”, reveló Andrés.  Posiblemente sea editado por Sony y podría estar en las bateas entre junio y julio.



Hernán para Cinema veritè