domingo, 22 de noviembre de 2009

Charly García volvió a Quito más maduro y rockero que nunca


Quito, 22 nov (EFE).- El músico argentino Charly García brindó al público quiteño una noche de recuerdos y de rock clásico, en una actuación para demostrar que está de vuelta, curado y sereno, y sin perder su música y su estilo.
En un Coliseo Rumiñahui casi lleno, el rockero se reconcilió con el público ecuatoriano, a quien había decepcionado en 2002 con una actuación que murió después de la primera canción y acabó con el artista detenido durante dos días. Esta vez Charly García se ha curado. Superó su adicción a las drogas y al alcohol para volver con su público sin perder el alma rockera, lejos ya de la polémica. Traje negro elegante, gafas de pasta y el famoso bigote de dictador a dos colores, el argentino arrancó la noche con "El rap del exilio", con lo que dejó claro que nunca iba a olvidar el buen rock & roll y las canciones de siempre.
Entre el público, gentes de todas las edades y estilos que coincidían en el asombro por la nueva imagen y talante de su ídolo, que parecía a veces distante, a veces cansado, pero siempre dispuesto a ofrecer buena música. Charly García se amparaba en su piano de cola o se levantaba y bailaba o hacía gestos curiosos con manos y brazos. Pocas veces se dirigió el rockero al público, pero lo poco que dijo llegó a las almas de los presentes, como su escueto "gracias, Quito, he vuelto acá libre... ¿Quieren rock?", y claro que querían rock.
Fueron dos horas de concierto en las que, por supuesto, sonaron sus temas más aplaudidos como "Demoliendo hoteles", "Promesas sobre el bidet", "Nos siguen pegando bajo" o "Rezo por vos".
Lejos quedó el Charly que pateaba sus instrumentos y equipos o que provocaba a su público.
Seis músicos acompañaron al artista, entre ellos la "princesa" Hilda Lizarazu, que en esta ocasión dejó de un lado su guitarra pero no sus bailes y sus coros. Lizarazu no perdió nunca de vista a su tutor, a Charly, a quien miraba con cara de "sé que tú puedes, y nunca te voy a dejar", algo en lo que estaría de acuerdo la gran mayoría del público. Sobresalieron además dos guitarristas solistas que ofrecieron los mejores eléctricos rockeros a un publico entregado.
Dos veces tuvo que volver al micrófono Charly García antes de despedirse, y dijo adiós, entre otras, con la canción "Deberías saber", su nuevo tema.
Charly ha vuelto, y con él su público que lo estaba esperando con ansia, y que quedó más que satisfecho ante un artista que cantó lo que siente en su renacimiento: "Me siento mucho mejor".

Minuto a minuto del concierto de Charly García:

A las 20:32 la gente en el coliseo Rumiñahui empezaba a impacientarse. A ratos gritaba "olé olé olé olé, Charly, Charly" y otros silbaban llamando a su artista. Mientras tanto, varias veces se proyectaba, el video de Ahí nomás (la canción más recientemente promocionada del músico argentino).
A las 20: 40 las luces del escenario se apagaron. Las notas desde un piano arrancaron el primer grito de la gente y la imagen de Charly García siguiendo a su banda fue la razón para la primera ovación.
Primero sentado al piano y luego bailando y cantando en el centro del escenario saludó a la gente diciendo "hola Quito, ¡vine!" El público mantenía la emoción y gritaba "grande Charly", muchos sin percatarse de que el sonido tenía ciertas fallas que poco a poco mejoraron. Un "No voy a parar, ya no tengo dudas" en coro sonaba en el coliseo.
Demoliendo hoteles, Promesas sobre el bidet y Adela en el carrusel fueron algunos de los éxitos siguientes. Charly conversa poco con el público pero cada tanto se asegura de preguntar cómo la está pasando. La gente grita cuando él se acerca al borde del escenario. Rezo por vos, Yendo de la cama al living, Los siguen pegando abajo, Influencia... siguieron en el repertorio luego de que Charly García presentara a los integrantes de su banda.
Buscando un símbolo de paz, Estoy verde, No voy en tren... siguieron. En medio de la euforia del público, Charly García y su banda dejaron el escenario. La gente los llamaba con cantos y gritos para que vuelvan a tocar. Luego gritaba "Charly, Charly, Charly"
Deberías saber por qué, Hablando a tu corazón sonaron al final, tras cerca de dos horas de concierto. Volvió por pedido de la gente para cantar "la última en serio". Miles de fans satisfechos salieron despacio del coliseo, contentos por el espectáculo que acababan de ver.

Fuente: Aguas Digital y El Comercio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada