jueves, 27 de enero de 2011

CHARLY GARCÍA LANZA KILL GIL EN CHILE Y PROGRAMA SU PRESENTACION EL 24 DE MAYO (ACTUALIZADO 06/04/11 - FECHA APLAZADA)

Ayer llegó a Chile el postergado Kill Gil, su retorno discográfico tras siete años.
Es su Chinese democracy. Un álbum parido tras años de despilfarro, portazos de los sellos y fisuras personales. En 2005, Charly García (59) viajó hasta Nueva York -la misma ciudad donde en 1983 creó Clics modernos- y se unió a Andrew Oldham, el legendario productor de The Rolling Stones, para fraguar su gran retorno. El argentino volvió a Buenos Aires con varios temas, se los mostró al sello EMI y, en un par de meses, las canciones se habían filtrado en la web.
Unos apuntaron a su hijo, Mique, como una suerte de venganza por los años de distancia familiar. Otros asignaron la traición a la propia discográfica. El trabajo nunca vio la luz y se siguió hundiendo como una pieza maldita. Hasta hoy. Como parte de un período de sanación que inauguró en 2009, Kill Gil, el título original del álbum, apareció la última semana de diciembre en Argentina y ayer llegó a Chile. Se trata de casi el mismo material que se esparció clandestino por la web, pero con un nuevo proceso de mezcla y la inclusión de nuevos músicos: en rigor, no hay nada estrictamente nuevo, pero es el primer estreno de García en siete años, desde Rock and roll yo (2003).
Además, viene acompañado de un DVD con 104 pinturas hechas a mano por el artista. "Fue un material que grabamos hace mucho y quedó guardado. Tenía una textura muy cruda y un espíritu medio conceptual. Pero ahora, con el nuevo proceso de masterización, suena mucho mejor", asegura el baterista Tonio Silva, uno de los músicos chilenos que participó en la producción y que integra el trío que completan el bajista Carlos González y el guitarrista Kiuge Hayashida.

Presentación en Chile.
Es el mismo trabajo que lo hará girar nuevamente por la región, luego del pequeño periplo de 2009. De hecho, ya están cerradas las coordenadas para su visita: será el martes 24 de mayo en el Movistar Arena, tras la rabiosa presentación que ofreció en diciembre en el evento El Abrazo. Las entradas salen a la venta en marzo.

¿Y cómo suena Kill Gil?
Como todo en "el nuevo Charly": con más valor emocional que artístico. Un sobreviviente antes que un crédito en plena vigencia. Con una garganta ya dañada, el disco busca un equilibrio entre melodías sensibles (Kink Kong) con piezas que presumen desfachatez rockera (No importa). Sus temas arrojan la sensación de un álbum inconcluso y en ningún caso es una gran obra, pero sí el testimonio de un hombre que aún lucha por la resurrección.
Por: Claudio Vergara
Fuente: La Tercera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada