viernes, 25 de mayo de 2012

CHARLY GARCÍA, EL TOTALITARISTA DEL ROCK AND ROLL SE IMPUSO NUEVAMENTE EN CHILE



Cinco minutos. En la obertura de su show, ese es el lapso que destina Charly García a resumir en la pantalla central todos los capítulos de su carrera, desde los tempranos días en Sui Generis, hasta las irregulares aventuras del nuevo siglo, rematando en los últimos trabajos, los mismos que retratan redención artística y personal. No hay mejor aperitivo para el concierto que anoche juntó a 5 mil personas en un Movistar Arena en la mitad de su capacidad: de algún modo, el García de hoy, a los 60 años, con el bigote cada vez menos bicolor y más blanco, con un itinerario remitido a las reseñas musicales más que a la crónica roja, es la batalla entre ese ayer inmaculado, que provoca la reverencia incuestionable, y un hoy que aún se abre incierto.
Todos los que arribaron hasta el Parque O’Higgins lo hicieron masticando ese dogma que establece “él es Charly”, como un comodín que soslaya de un plumazo los conciertos a medio terminar y las rabietas en hoteles de las últimas décadas. Sobre todo, aquellos que ya superan con holgura los 30 años y que aparecieron armados con el brazalete de Say No More, como una suerte de ejército fiel que vive y muere para su líder. Pero también merodeaban los fantasmas de siempre y las amenazas de desgaste físico y escénico. Al final, el gallito lo ganó el peso de la historia, afianzada en una creciente recuperación que ya se avizoró en su visita de 2009.
Sí, el argentino está recuperado y el primer bocado para festejarlo es Fanky, con su numeroso entramado de músicos -10 en total- vestidos con overol café y el protagonista de la noche al piano. Sí, el cantautor despunta resurrección, pero también bajo un maquillaje bien preparado: su voz suena desgastada y se esfuerza hasta el dolor por alcanzar los tonos de antes, misión secundada por su nueva corista, Rosario Ortega, hija de Palito Ortega, uno de los principales responsables en su rescate del precipicio. Su conjunto, The Prostitution, e integrado por tres chilenos, suena tosco y pesado, acorde con el tono más duro de muchos de sus temas y lo que, de paso, también camufla muchos de sus ripios vocales.
“¡Hola Mendoza!”, es el irónico saludo del ex Serú Girán, en otra marca de fábrica aplaudida sin concesiones por su fanaticada. Luego pasan Rezo por vos -con el rostro de Spinetta en las pantallas-, Cerca de la revolución, No soy un extraño y una memorable Asesíname. Los Dinosaurios tiene su ya clásico cachetazo a las dictaduras militares, mientras que Demoliendo hoteles suena como una celebración más que un autorretrato masivo. Es que el argentino no sólo sorteó sus peores años: también ha vuelto para rasguñar sus mejores días.


Una noche de ensayo

Una impronta evidente desde su prueba de sonido del miércoles en la noche, en ese espacio privado que comparte con los músicos, representantes y amigos que siguen ahí, pese a todas las caídas. A las 21.30 horas de ese día, el artista sube a escena vestido de chaqueta negra, jeans azules y lentes oscuros. Su caminar es lento y torpe, como si no intuyera el rumbo a seguir. Un andar sosegado en constante contrapunto con su figura: el cantautor luce aún más grueso que en 2009.
“Muy bien, chicos, veamos qué podemos hacer acá”, dice con tono de gurú a su banda. Pero si de aliados se trata, el ex Sui Generis tiene dos encargados que funcionan como extensión de sus brazos: le traen té, le pasan un cigarrillo y lo cobijan del frío. Viven, actúan y trabajan para él. Igual que en el concierto, Fanky y Rezo por vos encabezan la lista. “Bravo, chicos, bravo, eso salió muy bien”, lanza el cantante, con voz rasposa, casi como una lija que raspa la inmensidad de un arena vacío. Ahí García ya no funciona como guía; más bien su rol es el de DT que aleona a sus dirigidos antes de la final de campeonato. Y hay instantes en que incluso revela su lado más riguroso. Al inicio de Pasajera en trance, detecta que una guitarra está desafinada. Todo parte de nuevo. No queda conforme con las cuerdas de Piano bar y pide, otra vez, que todo se reanude.
Luego, una pausa de cinco minutos, solicitada por él mismo, para tomar té y encender otro cigarro. Se para, combate el frío acercándose a uno de los focos y se va a un rincón, lejos de los músicos chilenos, quienes funcionan casi como un escuadrón aparte. En el regreso, hay tiempo para gemas como Hablando a tu corazón. Como si el lugar estuviera colmado, García se mueve al centro del escenario y canta a una inmensa nada que ayer lo fue todo. Apunta a un público invisible y mira el vacío que 24 horas después se convirtió en caldera al son del cántico “¡Charlyyyy, Charlyyy! Luego pide que todo llegue a su fin. Es el mejor epílogo para un hombre que, hasta en su faz íntima, ya ha asumido como propio el credo de la resurrección.

Por Claudio Vergara


DOS HORAS Y VEINTISÉIS CANCIONES

Casi dos horas duró el recital en Chile de la gira “60 x 60” de Charly García, artista argentino que a estas alturas ya tiene estampa de leyenda continental y solamente cosecha el cariño que irradia hacia su persona.
En la presentación del jueves ante unas siete mil personas en el Movistar Arena, el argentino cumplió con su sueño de tener una pequeña orquesta que lo secundara mientras él pasaba la mayor parte del tiempo en el piano.
A su tradicional banda soporte The Prostitution, que le provee de bajo, guitarras, batería, ahora el show cuenta además con corista, teclados, bandoneón, percusiones de apoyo, xilófono y tres instrumentos de cuerda en un concierto cuya carta de presentación es sinfónica, pero que esencialmente es rock and roll con nuevos “juguetes”.
Este repaso por su carrera solista y por bandas como Sui Generis y Serú Girán comenzó al ritmo de “Funky”, aunque precedida por imágenes, extractos sonoros, portadas y carátulas en los que el músico enrostra de buena manera sobre quien está ahí, en el escenario.
Su vestimenta “de guerra” vuelve a ser la de antaño, un sobretodo con un brazalete que se mofa del nazismo y que en lugar de la esvástica tiene el símbolo del “Say no More”, uno de los tantos conceptos que impuso en el arte.
Pero lejos de generar odiosidad, este emperador musical del bigote bicolor sólo gatilla simpatía y propugna el “paz y amor”. Incluso el público hasta le perdona –sin ninguna pifia de por medio- un “Hola Mendoza” que lanza, mientras canta el primer tema de la veintena de la jornada.
En ese momento a nadie le queda claro si es un nuevo atrevimiento de los muchos que tiene en su largo prontuario o bien se trata de un desliz, pero el público sigue disfrutando del show como si nada hubiese pasado. Más tarde, tras un break, el mismo Charly pediría perdón por pensar que estaba en Mendoza y no en Santiago, “adoro esta ciudad, de verdad”, diría lamentándose entre risas.
“Rezo por vos” es el momento perfecto para que se proyecten imágenes del fallecido Luis Alberto Spinetta y si bien falta ecualización para darle mayor preponderancia o la debida a los instrumentos de cuerda en un momento emotivo como ese, nadie se molesta. Lejos de eso, la gente se congratula con poder estar nuevamente con una leyenda que en un momento creímos perdida para siempre en el mundo de los excesos.
Su voz rasgada también le va tomando el tono a la noche y a punta de preguntas se cerciora que “está todo bien”.
No conforme con estar al piano también se da espacio para cantar de pie y mover sus delgadísimas piernas. Su sonrisa da cuenta de que en realidad está todo bien y él puede tomar el camino que quiera en la velada de recorrido musical, porque aquí y en muchas partes del continente simplemente juega de local.
“Piano Bar”, “Yendo de la Cama al Living”, “Me Siento Mucho Mejor”, “Canción de 2×3”, “Demoliendo Hoteles” y “Los Dinosaurios” es parte de lo que sonó en el Movistar Arena. Ésta última canción acompañada de una sucinta anécdota sobre los tramites para pasar de un país a otro –“cada vez es más complicado entrar y salir, ni que uno fuera un delincuente” diría- antes de dedicar el tema que habla sobre las dictaduras y “la gente horrible que tuvimos nosotros y ustedes” en décadas pasadas.
“Nos Siguen Pegando Abajo”, “Hablando a Tu Corazón”, “Popotitos” y “Canción Para Mi Muerte” marcan su despedida en la que la gente lo despide entre aplausos pero con el deseo de seguir disfrutando de los muchos clásicos a los que puede echar mano y que les “quedó debiendo” como dirían algunos, mientras emprendían el camino a casa.


1. Fanky
2. Rezo por Vos
3. Cerca de la Revolución
4. No Soy Un Extraño
5. No Importa
6. Pasajera en Trance
7. Asesíname
8. Influencia
9. Instituciones (Sui Generis)
10. Perro Andaluz (Serú Girán)
11. Piano Bar
12. Yendo de la Cama al Living
13. La Grasa de las Capitales / Me Siento Mucho Mejor (The Byrds cover)
14. Canción de 2×3
15. Necesito tu Amor
16. Demoliendo Hoteles
17. Los Dinosaurios
18. Tango en Segunda (Sui Generis)
19. El Amor Espera
20. Llorando en el Espejo (Serú Girán)
21. No Llores por Mí, Argentina (Serú Girán)
22. ‪Anhedonia‬
23. Nos Siguen Pegando Abajo
24. Hablando a Tu Corazón
25. Popotitos (Serú Girán)
26. Canción Para Mi Muerte (Sui Generis)

Por Gonzalo Rodríguez Torres.
Fuente: Recital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada