viernes, 2 de octubre de 2009

CHARLY GARCÍA EN CHILE: ENTREVISTA COMPLETA. FUERZA NEGRA!


SANTIAGO, octubre 2.- Como antes. Como el viejo y querido Charly García que se daba maña para explayarse de todo y que lanzaba sutiles dardos cargados de ironía. Así se vio anoche al cantante argentino, en los minutos previos al ensayo con que prepara su concierto de hoy en el Movistar Arena y en una cita con un pequeño grupo de medios chilenos.
En el cuestionario no sólo hubo espacio para las lógicas preguntas que sondean su rehabilitación tras su colapso de 2008, o su retorno en grande a los escenarios, concretado en Lima el pasado miércoles 23. El cantante también debió enfrentar la noticia que ayer desveló a la escena artística continental: el crítico estado de salud de su coterránea, Mercedes Sosa, con quien luce una gran amistad fortalecida por “Alta fidelidad”, disco que grabaron juntos en 1997.

- ¿Te enteraste de lo que sucede con ella?
- Sí, voy a cantar ‘Rezo por vos’ y voy a rezar por ella. Ella es la generala, casi una estrella de rock. Sabe quién es, sabe qué hacer con lo que tiene, y sabe juntarse con gente que le pueda dar algo nuevo, porque hacer un disco conmigo fue impensable para Mercedes. Sin embargo, salió bastante bien.

- ¿Qué valor le das a ella dentro de la escena argentina?
- Bueno, no sé si es todavía, por la edad y estamos hablando de alguien que está enferma… pero fue la mejor voz argentina. Realmente podía cantar folclore y uno sentir que era música muy agradable de escuchar.

- En 2007, Mercedes Sosa te nombró a ti como referente de las nuevas generaciones de músicos. ¿Recuerdas alguna anécdota con ella?
- Mirá… en un festival que se hace en Córdoba, el Cosquín, fue ella y me llamó por teléfono. Yo me fui con tres amigotes en el primer avión que pude, porque se le ocurrió cantar el himno y era justo un momento muy conflictivo para ese festival, porque estaba siendo copado por la derecha. Tomé el auto con ella y los millones de fans que estaban se pegaban contra el vidrio y yo dije: ‘¡somos como los Beatles!’.

- ¿Cuál será el legado de su música? Porque sus canciones tenían que ver con la vida social.
- Sí, tenía muchas tarjetas de crédito…jejeje (ríe con ironía).

- Hay otra figura argentina muy delicada de salud: Sandro. ¿Qué te sugiere él?
- Aps, ¡pero ustedes me vienen a preguntar sólo por la noticias! Bueno, no soy amigo de Sandro, pero hay una cosa: es como si lo conociera de toda la vida. Y él a mí. Estoy triste por eso, no son buenas noticias.

- ¿Y cómo te preparaste para el concierto de esta noche en Chile?
- Y…estamos menos nerviosos que en Perú, que fue la primera. Tenemos muchas horas de ensayo, así que la gente se va a conectar totalmente.

- ¿Qué pueden esperar los fanáticos?
- Escucharme interpretar los temas con mucho énfasis en voz y piano, y mezclado con una base rockera, con dos guitarras eléctricas. También va a haber unos trucos visuales, pero eso no lo hago yo.

- ¿Cómo fue el retorno en Lima, la vuelta a los escenarios masivos?
- Estaba nervioso, pero el clima era muy alegre, entre los músicos y toda la gente que me rodea. Toda esta delegación tiene mucha onda, ven que es una aventura, que es algo diferente. Pero yo creo que este concierto va a ser más lindo, porque el lugar es más lindo Que sea un espacio cerrado ya me encanta.

- ¿Qué es lo que más te gusta de volver a Chile?
- Y, tocar con los chicos, con la banda chilena en su lugar es un plus. Además, hay una larga tradición que tiene la gente chilena conmigo. O sea, tiene una historia de muchas actuaciones, de cosas extras también, mucho chimento. Se ve linda la ciudad y presiento que va a ser muy civilizado.

- ¿Qué tanto te ha ayudado la banda chilena en este retorno?
- Era la banda que tenía antes de que me internaran, ya había hecho muchos shows con ellos. Y yo pensaba que iba a encajar perfecto mi pequeña banda de Buenos Aires con la base chilena, y realmente funciona de maravillas. Es como una orquesta, pero tiene a la vez dos guitarras tipo AC/DC, que está muy bueno, rockean bien.

- ¿Te gustaría volver al Festival de Viña?
- La verdad, no me entusiasma mucho porque es muy careta. Es muy careta y tener que concursar por una paloma de plata entregada por gente que jamás me escuchó y con artistas que no tienen nada que ver con lo que yo hago… no sé, creo que es como el festival de Cannes, pero de perros.

- Pero, ¿tienes buenos recuerdos de tu paso por la Quinta Vergara?
- Sí, sí, me acuerdo del hotel y toda la gente afuera como moscas, esperando que saliera algún famoso. Me sentí un poco un bicho raro, porque ese tipo de fan y ese tipo de gente, que puede ser fan mío también, tiene unos códigos que yo no manejo. A mí me da un poco de fobia y vergüenza tener que saludar, besar a un chico y hacer esas cosas para quedar bien. Pero me gustó tocar igual.

- ¿Cómo te sientes ahora después de la internación y la rehabilitación?
- Más confortable. Fue un golpe que me di, un descuido y después tuve muchas ganas de recuperarme en serio, pero no como dicen en las clínicas. Realmente se ve todo mucho menos caótico.

- ¿Cómo te has sentido arriba del escenario?
- Estoy súper satisfecho. Me puedo concentrar en cantar y no estar tocando el tiempo, porque levanto las manos y hay seis que siguen tocando. Hice una idea que siempre me gustó y que es formar una pared de sonido, con distintos timbres e instrumentos, y dar un color a la música. Realmente la base de guitarra, bajo y batería es monolítica, tipo Led Zeppelin. Pero a la vez yo hago otra clase de música, o sea, se forma algo rockero, pero muy clásico”.

- ¿Hay opción de que a futuro edites un nuevo álbum con canciones inéditas?
- Es que yo ya no creo más en los discos, en los CD. Tengo uno y todavía no lo saco, porque lo pusieron en internet. Posiblemente saque ése, porque a mí me gusta mucho. Creo que el formato de CD ya da para demasiado plagio. Quizás hacer discos de vinilo o buscar alguna forma de que comprar el disco sea entretenido, ver la tapa, etc. Además, como los piratean tanto, no me gustan los CD piratas.

- ¿Qué te gustaría que dijeran de ti cuando estés cerca del retiro?
- Aspiro que lo que digan de mí me lo digan ahora. Si tienen algo lindo que decir, que me lo digan ya. Es un cliché esperar que alguien se muera para reconocerlo. Los reconocimientos tendrían que ser en vida y no porque te vas a morir. Me parece un poco morboso. O sea, idolatrar a alguien porque sólo murió. Aunque a mí me pasó con Michael Jackson, sentí que algo importante desaparecía.

- ¿Cómo te sientes con tu cuerpo hoy? ¿Flaco, gordo, normal?
- Me siento en período de metamorfosis. Un día me veo la rodilla gorda, al otro día me veo el codo flaco… no sé, tengo que asentarme, porque hay muchos cambios, mucha meditación y mucha cosa. Pero me siento bastante livianito.

Por: Claudio Vergara
Fuente: Terra Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada