viernes, 19 de febrero de 2010

Más que "el guitarrista de" Charly García

El "Negro" García López. El ex La Torre y Zas, y músico detrás de lo mejor de Charly, edita su tercer álbum solista.

Durante la primaria las maestras recomiendan que para trabajar se formen grupos, no por la amistad en común, sino por las cualidades hacia el proyecto. Muchos hacen oídos sordos al consejo y siguen a sus amigos sin importar el resultado. Carlos Alberto García López, de La Paternal, hincha de All Boys y de Boca (así se presenta) debe haber sido uno de ellos, porque los amigos en su historia le marcan el camino: "Para mí la amistad es algo muy importante, lo tengo demasiado presente. No tocaría con alguien con el que no me sienta cómodo, quizás un músico de sesión lo haga, pero yo no".

Así fue cómo el actual guitarrista de Charly García (por tercera vez) dejó su grupo de hard rock La Torre para "tirar para arriba" con Miguel Mateos y Zas: "Fue la onda con Cachorro López lo que me hizo dejar la banda, éramos muy amigos. Un año toqué con el loco y fue muy raro, porque a mí me habían convocado porque decían que querían hacer rock and roll. Después me di cuenta de que no me gustaba y me fui a tocar con Charly". Sin embargo no es tan sencilla la cosa, porque aquí comienza otra de las historias polémicas guiadas por los amigos. Los paparazzi de la época decían que García le había robado el guitarrista a Mateos. El Negro, así se dice y le dicen, se ríe y baja el tono: "Eso no se cuenta. Tampoco es que me robó, pero hizo todo lo posible para que tocara con él. Un día me llamó y me preguntó si quería tocar con él y yo le respondí preguntándole si él quería tocar conmigo. Pegamos onda y en mi último recital con Zas se vino disfrazado de enfermero y cuando todos los fans cantaban 'el Negro no se va', Charly les gritaba que 'El Negro ya se fue'".

Ahora, más allá del momento que está viviendo junto con el autor de Say no More, asegura que lo que más le importa es su grupo, con el que acaba de grabar Esta vez invita el Negro. "Si bien es demasiado importante tocar con Charly y lo hago por placer, porque lo respeto y porque es el mejor músico que tenemos, lo más importante es mi banda", cuenta el guitarrista invitado de Intoxicados, Los Ratones Paranoicos y Los Tipitos, entre otros.

-Los discos de guitarristas suelen tener dificultades para instalarse, ¿lo sentís así?
-Es un dicho en el ambiente de la música. Lo escuché y lo siento. Ojala la experiencia de mis trabajos anteriores (Da cruz y Números rojos) sirva para que Esta vez Invita el Negro sea un éxito. No digo que los discos anteriores hayan sido malos, tampoco buenos, simplemente fueron una experiencia distinta. Acá estoy muy contento por el trabajo que hicieron los productores Jorge Rossi y Adrián Pérez (ex Intoxicados) y con los invitados que tocaron conmigo (Ver Album).

-¿A veces te sentís sólo el "músico de"?
-No quiero se contradictorio, pero por un lado siento que soy el "guitarrista de" cuando estoy tocando con un capo como Charly, pero en La Torre, por ejemplo, no me sentí así porque formaba parte de la banda y compuse canciones como Colapso nervioso o Rompe mi amor, rompe, que fueron hits. Me siento músico. Que me deje sordo el Marshall es lo mejor que me podría pasar.

-¿Por qué volviste a tocar con García?
-Es un poco de casualidad. Sólo seis personas podíamos entrar a la quinta de Palito Ortega: Nito Mestre, León Gieco, Pedro Aznar, Fabián Quinteros, Samalea y el Negro García López. Y, de ir a visitarlo, se fue gestando todo. Cuando lo encontré ahí había pasado un año sin vernos, porque yo había tocado en La Trastienda con él, después me fui de vacaciones y me enteré de los quilombos en varios shows. La primera vez que lo vi estaba totalmente distinto, más medicado de lo que está ahora, pero normal, todos sabíamos que tenía que estar medicado. Lo encontré bien.

García López se refiere a todos sus compañeros con pasión y honestidad. Por eso, al hablar de Charly no se calla nada: "Está en su mejor momento. No entiendo los que preferían verlo tocar cuatro temas descontrolado y bajarse del escenario. Ahora está bárbaro. Cada vez que tocamos, el día anterior se ensaya todo el show. Eso es espectacular, antes no se podía hacer, yo lo disfruto a morir".

Por: Facundo Lozano
Fuente: Clarín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada