miércoles, 26 de mayo de 2010

AMIGO CERATI, “REZO POR VOS”: CHARLY GARCÍA


La última vez que Charly García habló con Gustavo Cerati fue hace algunos meses, después de un recital que el ex Soda Stereo realizó en la ciudad de Buenos Aires. Cuenta el veterano rockero que aquella noche después del show, lo visitó en su camerino y, como siempre, hablaron un largo rato.
Hoy el sentimiento que le produce a García el estado de salud que enfrenta su amigo y colega es de mucha preocupación y tristeza.
“Estoy muy acongojado y realmente triste por lo que le pasa, estoy rezando por él, y espero en verdad que todo salga bien, porque lo quiero mucho”, expresó el polémico músico, en entrevista telefónica con la revista KIOSKO.
La relación de amistad entre Charly García y el ex Soda Stereo es por demás conocida: no sólo resalta la admiración que siempre le ha predicado Cerati al rockero del bigote bicolor (a quien se ha referido como una de sus máximas influencias sonoras), también han compartido músicos, como fue el caso del tecladista Fabián Vön Quintiero, quien trabajó para Soda Stereo y para el cantautor, y las múltiples ocasiones en las que ambos han estado sobre el mismo escenario. Hoy García se muestra optimista, y manda las mejores vibras para que el intérprete de “Puente” se recupere pronto.
Charly García regresará a la ciudad de México para ofrecer un concierto el 1 de junio en el Auditorio Nacional. Antes de ello se presentará el 25 de mayo en el foro Escénica de Monterrey; el 27 en la explanada de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla ; y un día después en el teatro Estudio Cabaret, de Guadalajara.
Durante la charla, el rockero nacido el 23 de octubre de 1951 en Buenos Aires, incluso reflexionó sobre los excesos que llevan en su vida los músicos de rock, y que ahora parecen ser adoptados por intérpretes de otros géneros, como la británica Amy Winehouse.
“Y creo que los rocanroleros en un punto han hecho eso antes (llevar una vida con excesos), y ya no necesitan más hacerlo, es un poco lógico que las estrellas pop, que son tan jóvenes y recién empiezan, vivan la vida del rock and roll”, opinó el compositor.

Hace unos días, Mick Jagger (The Rolling Stones) dijo en Cannes que cuando grabaron “Exile on Main Street” “éramos guapos, jóvenes y estúpidos. Ahora ya sólo somos estúpidos”, ¿tiene ese tipo de reflexiones cuando piensa en el pasado?
-¡Ja, ja, ja, ja! Bueno... yo espero no ser estúpido, y yo creo que... es muy irónico lo que dijo él. ¡En verdad es un chiste muy bueno ese!

Pero ahora parece que tenemos a un “Charly García reloaded”, ¿cómo se siente en esta etapa de su vida?
-Me siento bien, mucho más racional, me siento mucho más fuerte, y realmente estoy gozando de esta gira de conciertos.

En esta nueva etapa, dio un concierto en Tierra Santa, ¿cómo fue?
-Fue una cosa muy alucinante, yo no esperaba tener una respuesta así, y realmente tocamos en un lugar hermoso, es un anfiteatro romano, con una acústica increíble, lleno de gente que estaba con banderas, y estaba muy entusiasta, no esperé una cosa tan grande como aquella.

Regresa a México después de ocho años y en el marco de su gira por América Latina y promocional de su nuevo CD-DVD “El concierto subacuático”, ¿qué espera de esta visita?
-Tengo muchas ganas de ir a México porque llevo un show muy bueno, muy profesional, y es lo que le debo a México, un show así, grande. Hace unos años hice unos shows que la verdad no me parecieron tan buenos.

¿Ni siquiera el que dio en la Plaza de la Constitución?
-¡Ah, ese sí estuvo bueno!

¿Tiene entonces una especie de deuda con los fans mexicanos?
-Se podría decir que sí.

Muchos de sus fans exigen que una calle en Argentina lleve su nombre, ¿a usted le gustaría?
-¡Ja! Me parece... no sé, un disparate, pero bueno, ¡eso es cosa de ellos!

Sus fans le perdonan todo, ¿qué es lo que Charly García no le perdona a Charly García?
-Y... no muchas cosas, pero haberme demandado un poco con mi vida, y salirme un poco del foco, y eso me costó bastante tiempo recuperarlo, o sea que hay una parte que la veo como negativa. Eso es.

¿Aún recuerda aquella ocasión, en 1988, cuando Bruce Springsteen visitó Argentina y usted le dijo “Aquí el Jefe soy yo”?
-Esos fueron unos “steakers” que le pusieron mis asistentes en la combi, no sé, ¡ja, ja, ja! Bueno... no sé cómo reaccionó, pero me parece que se hubiera sorprendido mucho.

Fito Páez mencionó en alguna ocasión que “a sus cuarenta y tantos cada vez es menos enamoradizo”, ¿tiene usted la misma sensación?
-No, no, para nada, en este momento estoy enamorado, y la llevo muy bien.

Siendo un cronista de la historia contemporánea argentina, ¿cómo ve su país en la actualidad?
-Veo demasiada controversia, me parece que hace falta paz en Argentina.

Por Natalia Cano

CHARLY GARCÍA, REVALORA SU MÚSICA

Por Azul del Olmo

“Creo que en el proceso de volver, la música fue el ingrediente principal”, dijo Charly García, vía telefónica desde Argentina.
La charla permitió al músico reconocer que, tras años dedicados al rock, su trabajo se estaba yendo a la basura por culpa de sus adicciones por lo que decidió ocuparse del asunto.
“Ese tiempo me dio una nueva perspectiva. Yo antes menospreciaba lo que hacía y eso se notaba en el escenario, ahora revaloro mucho lo que he hecho, además lo respeto y eso se proyecta en el show”, explicó.
Y esto quedó demostrado el pasado 13 de mayo en la ciudad israelí de Haifa, donde brindó un espectáculo de más de dos horas frente a más de cuatro mil personas en el Caesaerea Amphiteatre.
“La verdad es que no me esperaba tener ese tipo de público por allá, me sorprendí. El lugar era un anfiteatro romano que estaba lleno y fue una experiencia muy especial, hubo mucha comunicación y nostalgia de algunas personas con banderas argentinas. Fue una fiesta”, comentó.
Su viaje por Oriente Medio le permitió visitar el conocido Muro de los Lamentos, lugar donde experimentó una de las sensaciones más intensas de su vida.
“Fue muy emocionante, jamás hubiera pensado que iba a estar ahí. Tocar esas piedras, estar en ese lugar y caminar por esas callejuelas me emocionó mucho".

Fuente: El Universal y Excélsior de México

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada