domingo, 7 de junio de 2009

Seru Giran, nos veremos otra vez?


Aznar, Lebon, Garía. Serú 07.

El pasado viernes 5, Pedro Aznar y David Lebon se presentaron en Corrientes (por separado) en el marco del evento musical "Festival de Otoño"
De cabello largo, los colores oscuros, las facciones violentas y las guitarras distorsionadas. Es la primera vez que Lebón, una leyenda del rock argentino, pisa suelo correntino.
El estadio del Club San Martín acostumbra a rugir cuando los basquetbolistas del TNA se abalanzan con el balón cerca del aro del contrario. Exactamente lo mismo ocurre si David Lebón se retuerce como un diablo en un extremo del estadio bajo una lluvia de luces mientras toca en pantalones ajustados un solo de guitarra.
Noche de perros, El tiempo es veloz y las motocicletas de Seminare, transitaron con la voz de este cantante por una ruta que trasladó al público hasta la mítica Serú Girán. “Yo disfruto cuando veo que el otro comparte esto conmigo, el placer de hacer música, las canciones hacen eso, producen encuentros”, dijo en una breve rueda de prensa luego de salir del escenario.
Además Lebón, aunque le costó volver a las bateas por “el mercado “ con sus “más de cuarenta”, se encuentra promocionando su nuevo disco Deja Vú, pero no descarta volver a grabar otro como Serú. “Lo estamos esperando al flaco [Charly García], él se está recuperando. Está saliendo de una jodida y es duro. No es fácil salir y comenzar a crear de nuevo”, dijo. Por Aznar, el que faltaría invitar a la banda, “ya está todo arreglado”. Recordemos que en el marco de los conciertos a dúo con Pedro Aznar, allá por Abril del 2007 en el ND Ateneo, Charly (con patas de rana!) se sumo al escenario para interpretar Seminare ante un público que no daba crédito a lo que veía aunque se sintiera la triste perdida del querido Oscar Moro.
Pedro, se preparaba para subir al escenario. Junto a sus cuatro músicos, Aznar deslumbró en la primera canción con un solo de bajo para luego invitar en la segunda a “nunca desnudarse frente a espejos que deforman”, dos temas de su último disco, Quebrado, que adjuntará un DVD e incluye una canción coescrita con la dulce pero melancólica cantautora chilena Elizabeth Morris, que atestigua: pasado el sueño al futuro no se vivir en el presente.
Pero el caudal de Aznar es demasiado amplio como para no intentar a John Lennon y continuo con Jealous guy, esa canción publicada en Imagine en 1971, que nació en la India de la meditación beatle y que luego fue compuesta según versiones como alusión a los enredos de amorío del músico británico.
Siguieron palmas, una ovación, y A mil metros del Sol. Hubo un tema totalmente percutido al que luego acompañó un teclado en crecimiento. La fuerza de la voz de Aznar, siempre sin falsetes, volvió con un potente mensaje en su octavo y último tema: La carne más barata del mercado es la carne negra. Es que como dice, el ganado aquí no se siente sublevado porque el revólver esta está gatillado, por eso, hay que luchar, luchar, luchar y luchar.
Pedro y David cerraron el recital. Juntos fueron históricos y sonaron a mito con San Francisco y el Lobo.

Fuente: Momarandu.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada