miércoles, 10 de junio de 2009

Vivir puede ser una experiencia mortal


Charly garcía & Pedro Aznar

“Vivir puede ser una experiencia mortal”, dice cuando habla de sus arrojos, su nuevo libro de poemas y de ese secreto reencuentro con Charly García.
Pedro Aznar visita nuevamente a Chile y hace lo que sabe. Agota y vuelve locos a los productores que hacen malabares para abrir nuevas fechas en Santiago y regiones. Mañana, el viernes y el sábado enfrentará tres repletos teatros Oriente, antes de partir a Concepción (14), Temuco (16), Valdivia (17), Puerto Montt (18), Calama (19), Antofagasta (20), Valparaíso (21) y Punta Arenas (18 de julio).
El, que ya está en [dicho] país, escribe un poema al desayuno. Duerme, sueña y lo hace con Wynton Marsalis y unos acordes que registra apenas abre los ojos. Plácido. Consciente de la solidez de “Quebrado”, su disco doble que ha sido aplaudido sin descanso desde que saliera a mediados del año pasado. A fines de mes estrenará el DVD y, por esos días, también presentará su segundo libro de poemas (ver recuadro). Siempre que viene a Chile es una fiesta, ha dicho.
“Desde la naturaleza explosiva del público en Santiago hasta otros más reservados, pero igual de cálidos, como los de regiones”, comenta en su hotel. Agradece la pasión de sus fanáticos que, casi bajo hipnosis, lo siguen en sus susurros y esos estallidos vocales que desatan la ovación.
Aznar se emociona con su gente y también cuando habla de Charly García, su eterno compañero y amigo, con el que hizo historia junto a Seru Girán y con quien se ha encontrado y desencontrado dados los caprichos del tiempo (y las circunstancias). La prensa advirtió la presencia de Charly en uno de sus conciertos. El no acostumbra ser público y, si lo es, jamás se queda hasta el final. “Me dijo unas cosas hermosísimas. Está muy cambiado Charly y para mejor”, cuenta Aznar. "Creo que este tiempo le ha servido para hacer una reconexión con sus sentimientos… El Charly de hoy me dijo cosas que no me dijo nunca. Ni siquiera antes de sus años salvajes”.Se conocen hace 31 años y jamás había fluido una conversación tan brutalmente honesta entre ambos. “Ese abrazo, del amigo hermano, de decirse «te quiero mucho» y expresarnos el cariño sin tapujos. Fue una emoción muy, muy grande”, agrega evidentemente emocionado. García incluso invitó a Aznar a grabar para el disco con el que regresará. “Hizo canciones preciosas, como en sus mejores tiempos” .Sus ojos lo delatan. “El amor no se pierde jamás. Las circunstancias de la vida te llevan por caminos muy distintos. Todos tenemos un desierto que pasar. Algunos lo vivimos en dosis homeopáticas, a lo largo de mucho tiempo (risas), no tan homeopáticas a veces; y otros, como un cocinarse en el horno del infierno constante y contundentemente durante un cierto período. Pero, ¿quién es uno para juzgar como cada uno hace el trayecto?”. Hoy confiesa una distancia larga y dolorosa. “Una vez le retiré la palabra durante dos años, de lo enojado que estaba con él”.—A estas alturas, y con el ego de dos artistas, ¿vale pedir perdón?—"Es fundamental. No saber decir "Gracias" y no saber decir "Te pido perdón" son dos gravísimas catástrofes en la vida emocional de alguien. Y son dos faltas capitales a la dignidad de tu corazón."

Por: Constanza León
Fuente: lasegunda.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada